miércoles, 12 de octubre de 2011

Planeta Imaginario

No muchos/muchas/muches de los que tenemos 30 años recordamos con claridad este programa de la televisión catalana; breves pinceladas en forma de imágenes y sonidos se vienen a la mente, fragmentos de este espacio televisivo que, como era costumbre en la época, entretenía a los niños haciendo crecer y fortalecer su imaginación a base de viajes psicotrópicos a golpe de videoclips conceptuales llenos de luces y situaciones surrealistas llevadas en este caso a cabo por la dulce aunque aparentemente desconcertada Teresa Soler y compañía. Y es que así eran los espacios infantiles en televisión, que aunque suene a crítica de lo absurdo mi comentario anterior, nada más cercano a la realidad es el hecho de que realmente motivaban a los críos a usar su imaginación, interesarse por los detalles y abrir sus mentes.

El programa ya empezaba bien, con una pieza clásica de Debussy en la cabecera (la arabesca nº1), dejando entrever cómo sería su contenido: diferente e interesante, como mínimo. Entonces (y para resumir un poco) aparecía "Flip" (la actriz antes mencionada) en su cama de metacrilato y nos invitaba a acompañarla en un extraño viaje hacia lo conceptual y alejado de la razón. Al menos aparentemente.

El programa empezó a emitirse en el circuito catalán de televisión española en 1983 y posteriormente comenzaría a verse en todo el territorio nacional en 1984, hasta que finalmente en 1986 desapareció de nuestras pantallas.

Aquí os dejo un ejemplo de lo que venía siendo este "show".




Volando voy, volando vengo.


viernes, 7 de octubre de 2011

Los Langoliers (1995)


Pese a estar basado en un relato corto de Stephen King, el telefilm que nos ocupa dura tres horazas. Tres largas horazas. Sí, se hacen un poco largas.

El cuento en cuestión es de ésos difíciles de explicar de qué van sin desvelar datos importantes de la trama, por lo que diremos que "esto es un avión lleno de gente y luego pasan cosas raras... y además sale el primo Balki". Sí, Bronson Pinchot, más conocido como Balki Bartokomous en "Primos Lejanos" (Perfect Strangers) hace de perturbadete en esta película. Y no lo hace nada mal, todo sea dicho. Probablemente es el primer papel no cómico que mucha gente recuerda de este actor, pese a no ser el primero ni mucho menos.

Puesto que no podemos decir más sobre el argumento sin cargarnos la intriga pues somos así de buenas personas, añadiremos que, pese a que la historia no es del todo mala (la idea tratada de otra manera, con otros matices, de hecho, estaría muy bien) la sobreactuación de parte del elenco se lo carga todo y nos sacará de la historia demasiadas veces. Ni siquiera el entrañable y veterano Dean Stockwell (Quantum Leap) logra que nos metamos en el argumento y lo vivamos como es debido. Una pena.