martes, 28 de junio de 2011

Aventuras gráficas, en busca del género perdido

En los años 80 (o quizá un poco antes, según lo miremos) comenzó una fiebre que duraría hasta hoy en día, pero realmente con fuerza hasta mediados/finales de los 90, las aventuras gráficas de ordenador. Era una época de ilusión, ganas de descubrir cosas nuevas, compañerismo y afán de lograr objetivos pese a que podíamos perder tardes y tardes para conseguirlos. Unas ganas de cumplir misiones virtuales que hoy en día han desaparecido en su mayor parte en el hábito de los videojugadores; hoy en día las partidas que duran horas se limitan a acribillarse unos a otros en un campo de guerra o de destruir por completo ciudades enteras, o, como alternativa más ligada al espíritu perdido de las aventuras gráficas de antaño, tomar el papel de un elfo/mago/guerrero durante buena parte del tiempo de ocio disponible. ¿Dónde han quedado esas tardes junto a varios amigos delante del mismo ordenador tratando de descubrir los misterios que se nos planteaban en títulos tales como "The Secret of Monkey Island", "King's Quest", "Indiana Jones and the Fate of Atlantis" o los casos pixelados de Sherlock Holmes? Hoy no hay tiempo para eso. No hay tiempo para mover un "muñequito cuadriculado" examinando habitaciones y leyendo las pistas que se nos van dando. No hay paciencia para probar diez o doce objetos de un inventario hasta dar con la combinación que nos permita seguir avanzando. Ahora las partidas "largas" tienen otra forma. Pero claro, ¿cómo prentende nadie que perdamos el tiempo con monigotes que ni si quiera están en 3D y no hablan, que hay que leer lo que dicen? Como en todos los aspectos de la vida, ahora lo queremos todo hecho o en su defecto si es que tardamos en conseguir algo, al menos que no suponga demasiado esfuerzo, que sea hacer dos "clicks" con el ratón al día. Ahora es preferible plantar dos tomates en una granja a la hora de merendar y esperar a mañana para plantar otros dos y con suerte alguna zanahoria.

Menos mal que a finales de los noventa resurgió un poco el mundillo de las aventuras gráficas con sagas como "Broken Sword", la cual sigue en la actualidad de un modo u otro, o con series como "Runaway", que mantienen bastante bien el espíritu de las aventuras de toda la vida. Y como no, menos mal que tenemos "Scummvm" y otros sistemas para disfrutar en nuestros títulos favoritos en nuestros equipos actuales. Ay, ¿dónde estás, Guybrush Threepwood?




"Mierda. Cariño, creo que nos han modernizado".

miércoles, 22 de junio de 2011

Busco a Jacq's

Desde 1986 esta mujer busca a un tal Jacq's. ¿Lo abrá encontrado al fin? Éste es el vídeo original de esta campaña de anuncio de colonia de mediados de los ochenta que a algunos de pequeños nos volvió locuelos perdidos. El culto al entreteto en estado puro. Se llevaban grandes.







Un poco más tarde se haría otra edición del anuncio, con una chica que enseñaba menos pero desde más cerca, esta vez vestida de negro. Quizá haya sido éste el "spot" que realmente nos marcó a toda una generación de "niños-tele". Aquí tenéis los 3 segundos más importantes:







martes, 21 de junio de 2011

Regreso al Futuro

Qué mejor que abrir este blog de lo rancio y exquisito con un poquito de cine de calidad. Corría el año 1985 y un tal Robert Zemeckis se juntó con otro paisano llamado Steven Spielberg o algo parecido, reunieron un par de individuos, Eric Stoltz y Christopher Lloyd (junto con algunos más) y crearon el principio de una trilogía que sería recordada por varias generaciones mucho tiempo después. Claro que a las cinco semanas de rodaje, el señorito Stoltz fue reemplazado por Michael J. Fox.






Pues resulta que un científico loco estereotipado llamado Emmett Brown es amigo íntimo de un jovenzuelo al que le gustan el Rock & Roll y los monopatines. El entrañable chiflado a inventado una máquina del tiempo con la estructura de un DeLorean... un coche, que no os enteráis. Y nada, al parecer el único problema es que funciona con plutonio... bueno, en realidad el problema es que el plutonio se lo ha robado a unos terroristas y éstos se lo cargan por ello, por lo que el jovenzuelo se mete en el coche y viaja al pasado, para una vez allí intentar arreglarlo todo. Y entre tanto, una de las mejores comedias de ciencia ficción que ha parido madre. En este caso, padres.